5/febrero/2018
La importancia de proteger a los niños del sol

Tras el inicio de la temporada seca (verano), aunque en algunas regiones de nuestro país persisten las lluvias debido al frente frío que afecta Centroamérica, las familias se vuelcan a la diversión los fines de semana, colmando playas, ríos y piscinas; en su mayoría sin considerar los riesgos que implica la sobreexposición a los rayos UVA y UVB del sol, sobre todo, para los más pequeños de casa.

Y es que los niños al contar con una epidermis de capas muy delgadas son más vulnerables a lesiones causadas por quemaduras del sol, así lo explica el pediatra Leopoldo Franco Sáenz, quien al atender consulta en la policlínica de la Caja de Seguro Social (CSS) Dr. Juan Vega Méndez, ubicada en San Carlos, uno de los principales balnearios de la costa pacífica panameña, frecuentemente examina pacientes que han sufrido algún tipo de quemaduras relacionadas con prolongadas horas de exposición al sol.

Según el pediatra, la “Dermatitis Hipocrómica” es la enfermedad más común en niños que han sufrido quemaduras por exponerse al sol sin ningún tipo de protección, esta consiste en lesiones de tonalidades claras, no necesariamente blancas, de allí su nombre, asociado con la disminución de la pigmentación de la piel.

Por ello recomienda que de aparecer estas anomalías o cualquier cambio en la piel como manchas, lunares y otras, acudir al pediatra quien determinará si es necesario referir al infante con un médico especialista en dermatología.

Pero el sol no debe ser obstáculo para la diversión al aire libre, menos en las vacaciones escolares, por ello, el Dr. Franco recomienda a los padres la utilización de bloqueadores solares formulados especialmente para niños con un Factor de Protección Solar (FPS) por encima de 70 y considerando que la piel empieza a quemarse luego de 10 minutos de exposición, este producto protegería la piel 70 veces ese tiempo, o sea 700 minutos lo que equivale a un FPS de 11 horas aproximadamente.

Aún cuando el niño no esté expuesto directamente a los rayos del astro rey debemos protegerlo. Además, si el pequeño suda o se baña, tenemos que volver a repetir el proceso de aplicación.

En cuanto al vestuario, sugiere el uso de ropa que minimice los efectos nocivos del sol, tales como: prendas de materiales reflectivos, especialmente diseñadas para repeler los rayos UVA y UVB, preferiblemente la que cubra brazos y piernas. Para cuidar cabeza, ojos y parpados, es importante el uso de sombreros y gorras con viseras amplias que protejan el rostro así como lentes oscuros.

Es fundamental seguir estas recomendaciones para prevenir enfermedades como el cáncer de piel en los futuros adultos jóvenes; algunas de estas medidas pueden ser un poco incomodas para los niños, pero es bueno explicarles su importancia, seguramente lo comprenderán.

Fotos y texto: Armando Acevedo Fossatti
Modelo infantil: Camila Sofía Melillo
Lugar: “Playa los Panamá”, Panamá Oeste





free html visitor counters
Dirección Nacional de Innovación
Todos los Derechos Reservados
© Caja de Seguro Social