22/agosto/2018
CONOCE LA IMPORTANCIA DEL CONTROL PRENATAL DURANTE EL EMBARAZO

En el 2017, la Caja de Seguro Social (CSS) atendió un promedio de 21 mil nacimientos, a nivel nacional. Anualmente, en el Complejo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid (CHDR.AAM) nacen unos 5 mil niños, de los cuales el 14% son prematuros.

El control prenatal, en el embarazo, es importante tanto para la madre como para su hijo, ya que con este se puede verificar el estado de salud, el desarrollo y bienestar del feto, lo que permitirá llevarlo a feliz término y sin complicaciones.

Mediante el control prenatal, el especialista puede vigilar la evolución del embarazo y preparar a la madre para el parto y el cuidado de su hijo.

En ese sentido, la CSS cuenta con un equipo multidisciplinario: Ginecólogo-Obstetra, Médico de Atención Primaria, Enfermera Obstetra, que ve la parte de puericultura (la crianza del niño), las vacunas y preparación de los pezones; nutrición, quienes evalúan y orientan a la paciente; trabajadora social, que brinda orientación sobre el subsidio de embarazo; entre otros.

El embarazo dura entre las 37 a 42 semanas dividido en trimestres.

• Primer trimestre: comprende desde la semana 1 a las 14 semanas de gestación.

• Segundo trimestre: empieza en la semana 14 y acaba en la 28.

• Tercer trimestre: va desde la semana número 28 hasta el parto.

Los controles prenatales, se realizan a lo largo del embarazo y deben iniciar en el primer trimestre dependiendo de la edad gestacional y de los factores de riesgo que presente la embarazada.

“En el primer trimestre del embarazo, es importante que la paciente conozca los laboratorios que se deben realizar. Es necesario, efectuar pruebas de detección del VIH, la prueba serológica para la Sífilis (VDRL), mismas que se repiten en el tercer trimestre para detectar los casos que no fueron detectados en el 1er trimestre por un espacio de tiempo llamado ventana inmunológica”, destacó la Dra. Sara Campana, jefa del Programa Nacional Materno Infantil de la CSS.

También, existen estudios para detectar si la madre es portadora de anemia falciforme o si su factor RH es negativo, por lo que se le aplica una inyección a la madre para evitar afectar al bebé.

Otro estudio importante es el tamizaje, implementado por la Ley No.4 del 8 de enero de 2007, que crea el Programa Nacional de Tamizaje Neonatal, con el objetivo de detectar enfermedades metabólicas o endocrinológicas en el recién nacido, para disminuir la morbimortalidad y discapacidad infantil.

Según cifras preliminares, de enero 2018 a la fecha se han tamizado 5 mil 892 niños en las diferentes instalaciones de salud, a nivel nacional.

En esta prueba de tamizaje neonatal, que por ley debe efectuarse entre el tercer y quinto día de nacido el bebé, la madre debe darle seguimiento a los resultados de la prueba, las cuales ayudan a detectar enfermedades como: hipotiroidismo congénito, deficiencia de glucosa- 6- fosfato deshidrogenasa, hemoglobinopatías, fenilcetonuria, galactosemia, hiperplasia adrenal congénita.

Algunos de los controles que llevan los médicos en la paciente durante el embarazo son: peso, talla, índice de masa corporal, sobrepeso. También, se ve si el tiempo que tiene de embarazo concuerda con el tamaño del útero lo que ayudará a determinar el periodo en el que se encuentra la paciente.

Cuando un niño nace antes de las 37 semanas es considerado un niño pretérmino o prematuro, los cuales son clasificados por su edad o peso.

La Dra. Esther Toala, pediatra neonatóloga y jefa del servicio de Neonatología del CHDr.AAM señaló que cuando los embarazos duran menos de las 37 semanas, el niño tiene muy bajo peso y muchas más complicaciones, ya que es un niño inmaduro, desde el punto de vista cerebral, respiratorio, digestivo; con mayores riesgos de enfermarse, incluso de morir.

El niño prematuro tiene más posibilidades si es un niño que dentro de su embarazo ha estado sano. Esto se logra, si la madre ha tenido un buen control prenatal, ha tomado ácido fólico, vitaminas y desde el momento que supo que no tenía el periodo menstrual acudió inmediatamente a iniciar sus controles prenatales para evitar complicaciones.

La alimentación siempre es importante, pero durante el embarazo la madre necesita más energía, de 200 a 300 calorías más, que equivalen a dos meriendas adicionales a las comidas que normalmente se come en un día. Además, tratar de comer lo más variado y natural posible, resaltó Lorena López, nutricionista dietista y jefa del departamento de Nutrición y Dietética de la CSS.

López dijo, que “el ácido fólico es el que ayuda al desarrollo del sistema nervioso de los bebés. Normalmente, deberíamos tener mujeres que estén suplementadas ya con ácido fólico, justo antes del embarazo, porque es en esas primeras cuatro semanas donde se pueden desarrollar malformaciones”.

Marta Zepeda, enfermera y jefa encargada del Banco de Leche del Complejo Hospitalario de la CSS indicó que lo primero, después de recibir al bebé, es esperar que regule la temperatura, es decir que mantenga la temperatura normal antes de realizar la limpieza general.

Zepeda destacó que, a diario, se realizan recorridos para orientar a las madres en los cuidados que se deben tener con el bebé, su limpieza, alimentación tanto del bebé como de la madre y la ingesta de abundante agua.

Inoris Quintero, Residente en Arraiján: “Mi bebé es un bebé de 26 semanas que pesó 1 libra.
Ahorita pesa 4 libras y media aproximadamente. Agradezco a los doctores y enfermeras por los cuidados
y apoyo que me brindaron, pese a los diagnósticos mi bebé ha logrado superarlo”.

Nota: Arleth Yanisselli
Foto: Froylin Lay
Video: Edwin Duarte




free html visitor counters
Dirección Nacional de Innovación
Todos los Derechos Reservados
© Caja de Seguro Social