17/septiembre/2018
CUIDA TUS RIÑONES: ‘UNO DE CADA DIEZ PANAMEÑOS PUEDE PRESENTAR AFECTACIÓN RENAL’

Panamá experimenta un incremento de casos de pacientes con enfermedades renales crónicas. La tendencia es motivo de investigación por parte de las autoridades de salud. Coclé, Chiriquí y Veraguas presentan la mayor incidencia en personas mayores de 40 años.

A la fecha, no se ha logrado definir si se trata de una patología denominada enfermedad renal crónica no tradicional o nefropatía mesoamericana. La nefropatía mesoamericana es una forma de enfermedad renal crónica (ERC), endémica, no asociada a la diabetes, ni a la hipertensión y su causa no ha sido definida.

La literatura mundial destaca que un 10% de la población en general puede tener algún grado de función renal alterada, lo cual es de sumo impacto para nuestro país, toda vez que la CSS cubre el sistema de seguridad social en un 80%, explicó la doctora María Niedda, coordinadora nacional de Hemodiálisis de la CSS.

Según informes preliminares, los Censos de Salud Preventiva, que impulsa el gobierno de la República de Panamá y desarrollan la Caja de Seguro Social y el Ministerio de Salud, se ha podido determinar que uno de cada 10 panameños puede presentar afectación renal (430,000).

La atención de este grupo de pacientes, que presenta un daño renal e inicia el tratamiento, representa una inversión para la CSS desglosado de la siguiente manera: El costo mensual del tratamiento del paciente que recibe hemodiálisis es de $2, 871.48, para diálisis peritonial manual por paciente es de $1,278.08 y diálisis peritonial automatizada es de $1,897.82

En el mes de junio, la Caja de Seguro Social (CSS) realizó la apertura de la Clínica de Enfermedad Renal Crónica (ERC) en las provincias de Coclé, Herrera y Veraguas, con el objetivo de brindar una respuesta oportuna a la población, con el abordaje temprano de la población en riesgo, el manejo adecuado de los estadios iniciales y desaceleración hacia los estadios avanzados de la enfermedad.

Posteriormente, la provincia de Chiriquí contará con la instalación de la clínica en las diferentes unidades ejecutoras del área. Las clínicas de ERC son unidades de salud destinadas a la atención, por referencia médica, de los pacientes con sospecha de dicha dolencia. Estas, se encargan de captar a los pacientes que aún no están en diálisis, estratificarlo y darle la atención adecuada según el estadio de su enfermedad, señaló Niedda.

Es importante destacar que la CSS cuenta con 17 salas de hemodiálisis y 9 programas de diálisis peritoneal donde se atienden, anualmente, mil 749 pacientes asegurados y 119 no asegurados, a nivel nacional.

En las unidades de hemodiálisis reciben tratamiento, mil 868 pacientes, lo que representa el 82% de la población con insuficiencia renal crónica y un 18% se realiza diálisis peritoneal representando este último grupo 410 pacientes.

El 2 de julio se inició el programa de colocación de catéteres Tenckhoff para diálisis peritoneal, en el Hospital Dra. Susana Jones Cano, como un modelo de atención que permite incluir una mayor cantidad de pacientes con necesidades de terapias dialíticas.

En este tipo de tratamiento el paciente puede realizarlo en casa una vez que recibe su entrenamiento con un personal capacitado y previa evaluación del médico nefrólogo, para determinar si el paciente califica o no a dicha terapia.

Este modelo de atención consiste en dos modalidades:

- De forma manual: el paciente realiza la limpieza de su cuerpo a través de una bolsa de soluciones que introduce en su membrana peritoneal cuatro veces al día.
- De forma automática: a través de una máquina (cicladoras) que realiza la limpieza de las toxinas y puede hacerse mientras el paciente duerme.

Con las cifras antes mencionadas y la alta demanda de pacientes, la institución busca alternativas que permitan mejorar y prolongar la vida de los mismos.

Somos conscientes que el paso número uno para el abordaje de los pacientes con insuficiencia renal crónica es su prevención.

Recomendaciones para cuidar los riñones:
- Mantenerse en forma y activo.
- Mantener un control regular de los niveles de azúcar en la sangre.
- Controlar la presión arterial.
- Seguir una dieta saludable y mantener un peso adecuado.
- Moderar el consumo de sal.
- Mantener una adecuada ingesta de líquidos.
- No fumar.
- No utilizar fármacos antiinflamatorios por largos períodos de tiempo.
- La población en general debe realizarse un control de sangre y orina anual.
- La población de alto riesgo (Diabetes, Hipertensión arterial, Obesidad, miembros de la familia que padezcan una enfermedad renal) deben realizar un control de sangre y orina bianual o según lo estime su médico de cabecera.

Nota: Arleth Yanisselli
Foto: Marcos Tejada
Vídeo: Campaña Salud Renal





free html visitor counters
Dirección Nacional de Innovación
Todos los Derechos Reservados
© Caja de Seguro Social